Un nuevo estudio realizado por el Observatorio de la Ciudad de la Universidad Fasta determinó que casi un 70% de los marplatenses encuestados no pudo ahorrar durante el último año y que un 18% se vio obligado a endeudarse para poder financiar sus gastos.

Perfil de la muestra 

Los datos surgieron de una encuesta semiestructurada realizada durante los meses de octubre y noviembre de 2019, mediante la cual fueron consultadas 500 personas, de más de 18 años de edad, en distintos puntos de la ciudad.

El estudio reveló que la estrategia más mencionada por los encuestados frente al aumento de precios y la caída de los ingresos consistió en “comprar y/o consumir menos”. La prevalencia de esta respuesta indica la existencia de un profundo cambio en el comportamiento de los marplatenses con respecto a la situación detectada en el año 2016, cuando la alternativa de reducir el consumo aparecía recién en quinto lugar, después de otras, tales como aprovechar los descuentos, caminar para encontrar mejores precios o utilizar tarjetas de crédito.

Asimismo se observó que, lejos de ser considerado como un recurso prioritario, el uso de tarjetas de crédito representa una estrategia cada vez menos utilizada para protegerse contra la inflación. Mientras que en el año 2016 esa alternativa fue mencionada con una frecuencia del 46%, en esta oportunidad, recibió apenas un 28% de las menciones.

Por otra parte, casi un 80% de los encuestados declaró haber tenido dificultades para cubrir sus gastos mensuales durante el último mes. Entre quienes reconocieron haber afrontado esta situación, una amplia mayoría señaló haber reducido sus compras o haberse privado de adquirir bienes y/o servicios. Entre los encuestados que aseguraron no haber podido cubrir sus gastos del mes, la mayoría indicó haber tenido que recurrir a algún tipo de endeudamiento para poder financiarse.

En estos casos, las alternativas mencionadas con mayor frecuencia consistieron en solicitar un préstamo a familiares o amigos y/o utilizar ahorros propios. Por otro lado, de acuerdo a las respuestas de los encuestados, los rubros más afectados en materia de consumo resultaron ser: alimentos, servicios e indumentaria.

Al describir a qué cosas debieron renunciar por motivos económicos, los encuestados mencionaron con mayor frecuencia las salidas de entretenimiento, los viajes, el uso del servicio de taxi o remise y la compra de indumentaria.

Finalmente, al ser consultados sobre sus perspectivas en materia económica para los próximos meses, sólo un 15% de los encuestados consideró que la situación mejorará, contra un 28% que aseguró que empeorará y un 32% que opinó que la situación se mantendrá igual.