Gabriel Coronello Aldao, un comunicador con mente analítica

Por Brenda Meglioli

Gabriel Coronello Aldao es docente de la Facultad de Periodismo y Comunicación de la Universidad Fasta y Licenciado en Comunicación Social, con una maestría en Ingeniería de Datos. Se describe a sí mismo como un comunicador que ve la realidad traducida en cifras. La exactitud y los datos dentro del trabajo del Licenciado son fundamentales.

A lo largo de su carrera se dedicó 20 años al periodismo en el diario La Capital. “Mar del Plata debe ser una de las mejores ciudades del mundo para ejercer el periodismo. Es un lugar espectacular donde pasan cosas que no pasan en casi ningún lugar”, consideró Gabriel. Según él, gracias al ritmo pueblerino que tiene durante el año nuestra ciudad y el ritmo acelerado del verano, los y las periodistas tienen la posibilidad de pasar por diferentes coberturas de noticias sin tener que especializarse en un tema y poder vivir diferentes experiencias, desde cubrir un choque hasta cualquier evento internacional que se realice en la ciudad. 

Sin embargo, luego de varios años, se dio cuenta que ya había hecho su recorrido dentro de los medios de comunicación, y actualmente dejó el periodismo de lado para dedicarse a la docencia y a la coordinación del Observatorio de la Universidad FASTA.

Sus comienzos como docente se fueron dando mientras finalizaba la Licenciatura en Comunicación Social, siendo ayudante de Cátedra y luego quedándose como profesor. Después de algunos años como docente de la materia Práctica Integral de Radio en las carreras de la Facultad de Periodismo y Comunicación de la UFASTA, le llegó la oportunidad de ser docente de la materia Economía e Información Económica, cátedra que continúa dando hasta el día de hoy en las carreras de Licenciatura en Comunicación Social y Tecnicatura en Periodismo, en esta última mejor conocida como “Periodismo Económico”. “La materia busca conocer los temas que estarían en la agenda pública y entender el desafío de contar historias de valor periodístico con la economía”, comentó Gabriel y agregó que el ejercicio de dar y recibir en el aula, para él, es fundamental. Él entiende que parte de su trabajo como docente tiene que ver con el aprendizaje mutuo con sus alumnos y alumnas.

¿Cómo llegaste a la coordinación del observatorio de UFASTA?

Después de 20 años de ejercer el periodismo me di cuenta de que tenía todo un camino recorrido y que podía darme el gusto de cambiar el rumbo profesional. No es que el periodismo no tuviera más para dar ni yo tampoco, pero me pregunté, ya son 20 años ¿quiero que sean 40? Entonces decidí hacer un cambio, no solo dejé el diario, sino también la profesión, pero sigo escribiendo, sigo informándome. En ese momento me ofrecieron hacerme cargo del Observatorio de la Universidad porque ya era muy notorio que tenía un perfil que daba para eso por la cabeza analítica y demás. Desde entonces estoy en el Observatorio que se dedica a realizar estudios de temas que estén en la agenda pública de Mar del Plata, precios, turismo, gastronomía, y esto es lo que más se conoce públicamente. Los trabajos que pretenden ser un aporte de la Universidad en entendimiento de Mar del Plata de sí misma y a su vez funciona como un organismo que presta servicio de investigación hacia dentro de la Universidad, y servicios de transferencia hacia afuera, hacia empresas, organismos públicos que requieren del observatorio para sus investigaciones.

El Observatorio de la Universidad Fasta está formado por un equipo de personas que van cumpliendo distintas tareas, entre ellos los encuestadores, y quienes cumplen con este rol son estudiantes de la Universidad a los que se les hace una reducción en la cuota por ser voluntarios. Esta es una de las tantas posibilidades que les ofrece la Universidad Fasta a los y las estudiantes. Estas experiencias son enriquecedoras porque quien estudia no solo tiene la posibilidad de comenzar a ejercer un oficio, sino que también puede tener contacto con diferentes docentes, como es el caso de Gabriel.

No solo pasó por la Universidad como estudiante y ayudante de cátedra, sino que también ejerce sus profesiones dentro de UFASTA. Todo su camino recorrido, según él, no solo se dio por todo lo estudiado y lo aprendido, sino también por su vocación que es “conocer y compartir”.