Florencia Quevedo tiene 27 años y es Médica graduada de la carrera de Medicina en la Universidad Fasta. Actualmente se encuentra realizando la residencia articulada de Pediatrìa y Neonatología en el Hospital Interzonal Especializado Materno Infantil. 

Además, es parte de la primera promoción de Medicina de la Universidad Fasta, en este sentido, Florencia manifestó que “no tenía referencias previas de la Universidad. Pero conocí la propuesta, las instalaciones, los profesores y la elegí. Me animé y hoy estoy muy contenta de haberla elegido”.

La decisión de estudiar medicina fue tomada en la búsqueda de una carrera en la cual ayudar a la gente fuera parte fundamental del dia a dia: “Estaba entre dos carreras y fue difícil elegir pero me ayudaron mucho los consejos de mí familia, amigos y profesores de la escuela. Aunque lo que más importó fue mi propio instinto. Elegí estudiar medicina en el último año de la secundaria. Buscaba una carrera que pudiera ayudar a las personas y que fuera un desafío”.

Una de las cosas que la flamante médica resalta de la Universidad Fasta es la experiencia educativa que tuvo en la misma, ”estoy más que conforme con mi experiencia en la Universidad. Lo que más me gustó fue lo personalizada que es la educación. Siempre había alguien para guiarnos ya sea en alguna materia que nos iba mal, en lo administrativo, en las prácticas. Nos ofrecieron todas las herramientas posibles para que sumado a nuestro esfuerzo pudiéramos recibirnos”.

El alumno de Medicina comienza a concurrir a los Centros de Atención Primaria de salud a partir del primer año de la Carrera, y esa práctica se acentúa en los siguientes años: ”A partir de tercer año todas las mañanas asistíamos al Hospital Interzonal Gral de Agudos, al Hospital Materno Infantil, a la Clínica Pueyrredón, a la Clínica Colón, entre otras. 

Lo bueno es que veíamos pacientes todas las mañanas y por las tardes teníamos clases teóricas. El último año de la carrera es exclusivo de prácticas en distintas especialidades y eso me ayudó a elegir qué residencia seguir”.

En cuanto a su trabajo, Quevedo se desempeña en el Materno Infantil: “En el materno infantil trabajo como residente de 4to año de la residencia articulada de Pediatría y Neonatología. Trabajar en el ámbito público es muy gratificante y se conocen todo tipo de patologías, culturas y se trabaja con las posibilidades de cada familia en particular. Ser residente es estar en el momento más intensivo de formación de la profesión. Es poder aplicar todo el conocimiento logrado durante la universidad. Es poder ver muchos pacientes y aumentar la propia experiencia bajo supervisión de médicos ya especialistas”.

En cuanto a su visión a futuro, Florencia aspira a seguir trabajando para el ámbito público, a no perder las ganas de seguir actualizándose y formándose, a tomar más responsabilidades y a ser cada dia mejor persona y médica. Sin embargo no pierde de vista el presente y lo que a ella le apasiona: “Lo que más me gusta de mí trabajo es trabajar para los niños. Ellos son inocentes, luchadores, dulces y vulnerables. Ellos valen todo el esfuerzo y aunque a veces sea duro sigo formándome para ayudarlos desde lo que pueda”.