rosello

 

En el marco de las directrices del Plan Estratégico 2030 de la Municipalidad de General Pueyrredón y en el contexto de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles – ICES,  se llevó a cabo en la Universidad FASTA una jornada informativa a cargo del Ing. Renato Roselló, Secretario de Desarrollo Tecnológico de la municipalidad, quien abordó los aspectos centrales de la participación del municipio en la iniciativa ICES y la ciudad que se está pensando en vistas al 2030.

En la reunión estuvieron presentes el Cdor. Pablo Vittar, Vicerrector de Asuntos Económicos, autoridades de las distintas unidades académicas, docentes y alumnos de la UFASTA. Renato  Roselló tomó la palabra dando inicio a la jornada y agradeciendo a la Universidad por la invitación.

De forma muy clara y sirviéndose de una presentación audiovisual, el ingeniero explicó la tarea que se encuentra realizando el municipio en relación con la planificación estratégica de Mar del Plata.  “Es una mirada de la ciudad a largo plazo, salirnos un poco del día a día, de los temas imperativos y cotidianos para contarles un poco que estamos haciendo en términos de planificación estratégica en la ciudad. Tiene que ver con cómo es la Mar del Plata que los marplatenses soñamos, vemos y vivimos y cómo es la Mar del Plata vista desde afuera como la ciudad feliz, tranquila, con calidad de vida”, se refirió Roselló quien continuó afirmando que la ciudad fue cambiando y dista mucho de la Mar del Plata de los años 30 como villa balnearia. “A lo que justamente tiende esta planificación estratégica es a ver cómo crece la ciudad de forma sustentable sin perder esa calidad de vida que es un bien preciado que todos queremos mantener”. Por este motivo, hace dos años se comenzó a trabajar con nuevas herramientas en una planificación estratégica.

Gracias al BID (Banco Interamericano de Desarrollo) Mar del Plata fue seleccionada para participar de la iniciativa ICES, siendo la primer ciudad de la Argentina elegida por tratarse de una ciudad en crecimiento. En el marco de esta iniciativa se llevó a cabo un diagnóstico con equipos técnicos del BID y equipos técnicos del municipio y con distintos actores de la sociedad civil, que permitió detectar cuáles son las áreas más críticas para poder pensar en un crecimiento sostenible de la ciudad en los próximos 30 años.

De este modo, las problemáticas detectadas refieren a la movilidad urbana teniendo en cuenta que desde 1993 al año pasado se multiplicó por cuatro la cantidad de vehículos. Frente la amenaza de problemas caóticos de tránsito se definió un plan que prevé distintas acciones a corto, mediano y largo plazo para su solución: se trata de reorganizar el transporte público y plantear un rediseño de los recorridos, con la definición de carriles exclusivos; priorizar vehículos como las bicicletas, para lo cual se está diseñando una red de bicisenda; y devolverle espacio al peatón, priorizándolo por sobre el automóvil. En consonancia con esto, se puede resaltar proyectos como las calles para la gente en Güemes que tuvieron una gran aceptación.

El crecimiento no controlado de la ciudad también se configura como otro problema que se detectó. Reselló demostró como a partir de la Av. Champagnat la ciudad creció sin planificación dificultándose la posibilidad de brindar infraestructura necesaria para este tipo de expansiones, como por ejemplo calles aflatadas, red de cloacas, servicios de alumbrado publico.“El plan de acción tiene que ver con definir nuevas centralidades. Hay que llevar centralidad y urbanidad a los barrios y que no sea necesario trasladarse para todo hacia el centro. De aquí se deriva el proyecto de traslado del palacio municipal al noroeste de la ciudad, como también la creación de los polideportivos en  barrios que son de las zonas que mas problemáticas poseen para incentivar a que crezca la densidad  en esos barrios”. Además se busca crear un cordón verde con grandes parcelas de tierra que rodee a toda la ciudad, y que llega hasta la zona del cordón fruti hortícola, en donde se instalen grandes equipamientos urbanos hospitales, centros de convenciones, que contengan a la ciudad, perfilándose como la “nueva champagnat” con la lógica de funcionamiento de ruta de circunvalación.

El caso del agua también es un recurso que representa otro obstáculo junto a la energía: Mar del Plata se alimenta únicamente por agua de napas, y tiene un consumo per capita por sobre el máximo conveniente, por lo que se deben trabajar tanto en concientización como en tecnología para reducir su consumo. Por otro lado, el mayor consumo de energía está relacionado con el crecimiento de las industrias del parque industrial.

El Ing. Roselló expresó que una temática clave concierne al plan estratégico municipal 2013 – 2030 que  junto a más de 100 organizaciones de la sociedad civil se dio en conjunto con la ICES.
Dicho plan consistió en definir cuatro frentes del desarrollo de la ciudad integrado por la  industria pesquera, el sector fruti hortícola, destacado en la economía local y  uno de los mas importantes a nivel nacional; el desarrollo social de la ciudad, importante para tener un crecimiento con calidad de vida junto a las actividades sociales y un frente relacionado con el desarrollo económico, productivo y tecnológico de la ciudad. “Como novedad  se definió el objetivo de este frente como la implantación de un modelo productivo en la ciudad, basado en la economía del conocimiento y la innovación, donde Mar del Plata tiene una gran oportunidad de ser considerada líder y referente en la economía del conocimiento y la innovación, tratándose de un área estratégica para crecer con calidad de vida y que a su vez aportará valor a las otras industrias”.

Se hizo entonces hincapié en este “frente” y se manifestó que desde la Secretaría de Desarrollo Tecnológico  junto con la Secretaría de Producción del Municipio y la Secretaría de Educación se definió este programa que especifica cómo se implementará dentro del plan estratégico. Además explicó brevemente el impacto de la tecnología no solo en el mundo y en Argentina, sino en la propia Mar del Plata, ciudad que cuenta con 92 empresas de tecnología en su mayoría de software y tics y más de 400 microemprendimientos que trabajan en el sector realizando desarrollos para el país y el exterior. También destacó las cinco universidades que cuentan en su dictado con carreras vinculadas al software siendo la Universidad FASTA la primera en incorporarla en 1991; además de carreras terciarias y escuelas secundarias que tienen especialización en programación. Resaltó el trabajo de la Secretaría de tecnología municipal que, junto a la Secretaría de Producción y el Ministerio de Ciencia y Tecnología junto con el de Educación, está impulsando esta actividad, No olvidó nombrar a ATICMA como representante del sector y a  FOCA, el foro cinematográfico audiovisual. “Con esto tenemos los elementos fundamentales para cualquier plan que queramos hacer sostenible a largo plazo y que genere un cambio como el que estamos pensando para Mar del Plata”.

Este programa consta de tres grandes líneas de acción: desarrollar la industria creando nuevas empresas de base tecnología y fortalecer las existentes, donde el proyecto insignia lo constituye el Parque Informático, predio donde se construirán una escuela especializada en tics, un edificio incubadora de empresas de base tecnológica y un centro de servicios tecnológicos para que las universidades brinden transferencia tecnológica a las empresas y además espacio para que se radiquen las empresas queremos incentivar la especialización en estas industrias; crear un ecosistema, con profesionales técnicos y jóvenes que se dediquen al estudio de las tecnologías y tengan la posibilidad de desarrollarse profesionalmente en estas áreas. “Para esto se pensó en crear una red e involucrar y entusiasmar a todas las instituciones estratégicas y creamos un foro académico en el que están sentados las universidades y todos los representantes del sector educativo de la ciudad y ahí trabajamos distintos temas como el programa de Vocaciones Tics por ejemplo “, refiriéndose al acuerdo que tiene Ufasta con el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, que formó a 400 chicos a lo largo del año con 150 cursos y talleres de programación; y la apropiación social, “tema fundamental pensando en un nuevo perfil productivo para la ciudad, para que todos los marplatenses sepan que estamos desarrollando software y nos ayuden a difundir que somos referentes en tecnología y participen sumándose en las acciones que deseen. Este aspecto es el más difícil pero es fundamental y le da sostenibilidad a este programa”.