criminalistica

 

A fines de octubre del 2015, María Eugenia Exilart, Ornella Tissoni y Marcelo Bocero se graduaron como los primeros Licenciados en Criminalística (ciclo completo) formados en la ciudad de Mar del Plata. Los tres estudiaron la carrera en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad FASTA y juntos prepararon y rindieron su tesis de final de carrera, con la cual obtuvieron una calificación de diez puntos.

La tesis realizada la titularon “Falsificación de huellas digitales” y con este trabajo se presentaron el 22, 23 y 24 de septiembre en el VII Congreso Nacional de Criminalística y Accidentología Vial, que se desarrolla en la sede de la Universidad Católica Argentina (UCA) en Paraná, Entre Ríos.

Este congreso tuvo lugar en Paraná y convocó a profesionales y estudiantes del área forense de todo el país, con el fin de compartir e intercambiar conocimiento, abrir el debate e intercambiar opiniones y experiencias entre expositores y participantes. Desde la organización se apuesta a generar estos espacios en función del conocimiento científico, pero también en función del intercambio social y profesional.

 

Falsificación de huellas dactilares

El trabajo “Falsificación de huellas dactilares” fue llevado a cabo por los tres recientes graduados con el seguimiento de sus docentes.

“En primer lugar procedimos a plantar la huella, a través de un contacto simple sobre objetos de superficies lisas y pulidas tales como vidrio, plástico y metal, superficies absorbentes, papel, y superficies plásticas (porcelana fría). Luego realizamos el revelado de la huella dactilar con varios reactivos, seleccionados por su aptitud para aplicarlos sobre estas superficies. Posteriormente utilizamos diferentes materiales (silicona y fotopolímero) para generar moldes que contengan la huella digital original, pudiendo así duplicarla. Una vez fijadas en los moldes, estos fueron utilizados para reproducirlas en distintas superficies (papel, vidrio, porcelana fría) con varios elementos, a los que denominamos “vehículos impresores” (sangre, tinta, sudor). Finalmente se analizaron y compararon las huellas dactilares “originales” y las “reproducidas” para observar si son aptas para cotejo mediante los principios de la Papiloscopía para establecer la identidad física humana. Y, además, utilizamos los moldes para vulnerar sistemas de identificación biométricos de dos establecimientos”, resumieron los profesionales de la Criminalística al contar sobre su trabajo de graduación.

¿Qué los motivó y por qué eligieron dedicar el trabajo final de la carrera a la falsificación de huellas específicamente?

Entendemos que, encontrar una huella dactilar de una persona en una escena donde ha ocurrido un hecho delictivo, es un indicio indiscutible de que dicha persona estuvo allí. Por ello, nos pareció sumamente interesante intentar demostrar que es posible la falsificación de huellas dactilares, y sobre todo, que se puede llevar a cabo utilizando materiales fáciles de conseguir, de costos accesibles y mediante procedimientos sencillos, por lo cual cualquier persona (sea o no profesional) podría hacerlo. Es por esto, que buscamos y logramos sentar un precedente en donde quedó demostrado que es posible generar un molde de una huella original y reproducirla en otro espacio físico, así como utilizar dicho molde para vulnerar sistemas de identificación biométricos. De esta manera se podría ubicar a una persona en un lugar donde no ha estado y así generar una confusión en casos penales.

¿Qué significa representar a los primeros graduados de la carrera de ciclo completo y ahora presentar su trabajo en este congreso?

Recibirse conlleva grandes esfuerzos, en nuestro caso, propios, de la familia y los docentes. Nuestros Profesores estuvieron presentes en todo momento, y no dudaron de nuestra capacidad, vocación y compromiso. Se brindaron completamente para ayudarnos en la preparación de este trabajo, y nos acompañaron en la etapa final de nuestra vida como estudiantes. Presentar nuestra investigación en el congreso, y frente a colegas experimentados, es un premio al esfuerzo, un reconocimiento a tantos años dedicados a nuestra formación.

María Eugenia, Ornella y Marcelo desean poder brindar un nuevo conocimiento, a quienes participen del congreso, y lograr hacer un pequeño aporte en la Criminalística que sea de interés, adquirir nuevos conocimientos y profundizar los que ya poseen, interactuando con colegas.

¿Cómo ven la actualidad de la profesión en nuestro país y la ciudad?

Creemos que en Argentina ha habido un auge de las Ciencias Forenses, gracias a diferentes casos que se han hecho públicos a través de los medios de comunicación masivos, y han tenido un gran peso político, penal, y periodístico. Empezó a ser frecuente que invitarán a los programas a diferentes profesionales y entre los más destacados a Licenciados en Criminalística para que analicen dichos casos y de esta manera las personas desde sus casas pudieron interiorizarse más con nuestra profesión. Cada vez son más las provincias que están adoptando, como proyecto a futuro, la “Policía Judicial” , y Mar del Plata no se queda atrás. El Instituto de Ciencias Forenses que está a un paso de su apertura se encuentra instalado en el predio del HIGA. Será el más moderno de la Provincia de Buenos Aires y dependerá de la Procuración General de la Provincia, aunque estará afectado a las actividades del Departamento Judicial Mar del Plata.

En Fasta la carrera se dictó durante 2007, 2008 y 2009 como ciclo de licenciatura dirigida sólo para quienes ya contaran con un título intermedio en el área disciplinar. A partir de 2010, y ante el interés que había despertado la carrera, se decidió abrir el dictado de la Licenciatura en Criminalística de ciclo completo. El plan de estudios de dicha licenciatura vigente, tiene una duración de 4 años y el título terminal es de Licenciado en Criminalística, representando la única oferta de estudio en Mar del Plata. Al finalizar el tercer año los alumnos obtienen el título de Técnicos Universitarios en Criminalística.